Blog

Ver Categorías

Avanzan las inversiones en parques industriales con incentivos y crecimiento

14 julio, 2021

Los centros de logística son el segmento que sostiene la actividad; el sector reclama una ley nacional que unifique criterios.

CORDOBA. En la Argentina hay 600 parques industriales y unos 70 proyectados para completarse posiblemente dentro del año. Desde la Federación de Parques Industriales aseguran a LA NACION que con la actual gestión nacional se le dio presupuesto a la Dirección del área y regresaron los aportes no reintegrables para obras intramuros, además de una línea de subsidios específicos para conexiones de servicios.

Alfredo Cecchi, presidente de la Federación, admite que hubo “un tiempo en que el desarrollo estuvo bastante parado” porque a la falta de recursos de la Dirección Nacional se sumó los casi tres años de recesión. “Recién estamos llegando a un uso de la capacidad industrial como el de la pre pandemia y aunque no todos los establecimientos están radicados en parques, la dinámica está directamente relacionada; es un reflejo espejo”.

Para la Federación, el Noreste -con Chaco, Misiones y Formosa- y Córdoba son las dos zonas del país que más incentivan los parques; en el primer caso apuntan a los asentados sobre la hidrovía. Buenos Aires, dicen, avanza pero a menor ritmo. Desde la entidad impulsan una ley nacional que establezca para todos “las mismas exigencias y las mismas condiciones para acceder a aportes y créditos”. Apuntan que los organismos multilaterales tienen diferentes líneas direccionadas a temas vinculados con el medio ambiente.

Desde la inmobiliaria Toribio Achával, su gerente de división Inmuebles Industriales y Logísticos, Alejandro Simonetti indica que desde fines 2018 el sector registra una caída “importante” con la consecuente baja de precios, que es de entre 32% y 35% en dólares. “Hay faltante de terrenos industriales cercanos a áreas urbanas, pero así y todos los valores se desmoronaron porque la demanda bajó fuerte”, aporta.

A su criterio, se depende de una mejora de la macroeconomía para que todo el sector repunte. Por el momento, al ritmo lo marcan los centros de logística para la “última milla” que crecieron fuertemente en medio de la pandemia y las cuarentenas. Son esas las empresas que alquilan depósitos o amplían los que tienen.

En Hurlingham, con frente a la autopista Camino del Buen Ayre en el Km 17, se desarrolla un emprendimiento.
En Hurlingham, con frente a la autopista Camino del Buen Ayre en el Km 17, se desarrolla un emprendimiento.

Córdoba tenía, hasta el 2019, nueve parques habilitados en forma definitiva aunque había más que funcionaban sin cumplir con la normativa vigente, la ley provincial. Desde el año pasado se sumaron 18 más (los 27 actuales suman 630 industrias) y hay 70 -entre públicos y privados- que están en construcción para su posterior habilitación. Junto a Nación, la Provincia avanza en el Parque del Conocimiento en Villa General Belgrano y en uno sobre la autopista de la ruta 9 -sobre el corredor bioceánico- que se convertirá en un puerto seco.

Alejandra Barbero, secretaria provincial de Parques Industriales, subraya que hay definida una política de Estado para multiplicarlos con la “convicción” de que “mejoran la competitividad” de quienes se radican. Un primer beneficio es que acceden de manera directa a la promoción industrial (exención por diez años de impuestos Inmobiliario, Ingresos Brutos y Sellos). A los municipios, a su vez, les facilita el ordenamiento territorial.

Para Cecchi la instalación en un parque genera ahorros en diversos costos que, de otra manera, harían inviables a algunas empresas: “Seguridad, energía, manejo de efluentes y de residuos son ítems que se abaratan, se potencia la eficiencia de costos. Pero, además, la asociatividad y el trabajo en equipo es el modo de trabajo que dominará el futuro”.

Sobre ese punto avanza el economista Orlando Barra Ruata. Plantea que la existencia de economías de escala es un aspecto por el que los empresarios tienen un “incentivo” al concentrar la producción en un número limitado de lugares, básicamente porque da acceso más fácil a mano de obra especializada o a insumos.

“La aglomeración industrial, una vez creada, tiende a retroalimentarse y favorece el establecimiento de otras actividades complementarias, proveedoras de inputs y servicios o de bienes de capital. La división del trabajo demanda de una masa crítica mínima, para cierto tipo de actividad y eso reduce los costos de producción para el conjunto de las empresas”, añade.

Luque es una de las localidades cordobesas que sumó parque industrial.

Nuevas propuestas

Para ejemplificar que se pueden conseguir naves industriales a buenos precios, Simonetti cuenta que en la zona Sur de Buenos Aires en un ex predio de Alpargatas, alquilan depósitos a valores de entre US$1,20 y US$1,50 el metro cuadrado, mientras que en la zona Norte, en naves triple A, se consiguen espacios por valores que rondan los US$3,40 a US$4. Menciona también un parque en desarrollo sobre la Panamericana -lindero al de Pilar- que son 200 hectáreas y que ya cuenta con el Centro de Distribución de Volkswagen de 60.000 metros cuadrados. Los valores allí: US$60 el metro cuadrado.

En Córdoba, el parque Polo 52 -un predio de 130 hectáreas- registra mudanzas importantes en el último año, según comenta su dueño, Cristian Martín. “Aunque hay sectores muy castigados en la industria, a la logística le va muy bien y venimos buscando esos nichos que la coyuntura favoreció”. Y admite que el valor agregado de la ubicación, el diseño y los servicios les permitió sostener los precios (US$140 el metro cuadrado) aunque siendo más flexibles en las formas: “Recibimos propiedades, financiamos y colaboramos para armar un negocio”.

Barbero enfatiza que la provincia de Córdoba viene trabajando “bien” con Nación; añade que los parques oficiales se pueden inscribir en el Registro Nacional y solicitar financiamiento al 12% anual con tasa fija a cinco años (incluyen una bonificación del 50% en la tasa del Banco Nación) que puede ser destinado a la construcción, a compra de maquinaria, ampliación de planta y adquisición de lotes. “Entendemos que hay que avanzar en este sentido -relata- porque de estos loteos industriales derivan ventajas para la calidad de vida en los cascos urbanos, ayudan al arraigo, a generar empleo de calidad y desafía a los municipios a gestionar políticas más abarcativas, que incluyan la educación y la vivienda, es una apuesta al valor agregado”.

La jurisdicción también tiene en marcha el programa Parques Industriales Verdes que incentiva el desarrollo de infraestructura sustentable para reducir consumos de energía, agua y emisiones contaminantes.

Notas Relacionadas

Conozca todas las novedades antes que nadie
SUSCRIBIR